El fondo

En el fondo no estamos tan lejos, es el mismo oxígeno el que nos mata

Día 1

Hoy fue un día distinto a los que he tenido, pese a las nubes que empañaban el acceso al sol, fue muy cálido, no cálido en el sentido físico - tenía mucho frío- pero hubo algo que hacía que sintiera un calor interno, quizás el trabajo o la comida jugaron un papel, quizás fue el té del desayuno o el pan con queso caliente de la once, sólo sé que hubo una sóla cosa distinta a los últimos domingos y no fue el sol o las nubes, en esta ciudad eso es típico, lo distinto era el compartir en distancia la complicidad del trabajo y la discusión. HOY fue un día distinto, un bello día, un día que puede ser considerado el primer día. Casi como jugando.

Prohibido

Todo lo bueno me está prohibido, como tus besos y como las alegrías.

Yo siempre usé barba, una muy larga, me gustaba porque según yo tapaba lo imperfecto de mi ser, si así me gustaba ser, casi un vagabundo, sólo la cortaba por las presiones del día a día, la escuela, el trabajo y una que otra pareja que le molestase besar una alfombra, pero hubo un tiempo que disfrute su rebaje y corte -añoro tantos esos días- en esos momentos sentía que no era necesaria, que los pelos al caer descubrían algo esperado por alguien, que mi cara descubierta era un deseo por alguien, ahora no tengo a quien mostrarle la cara descubierta, me sigo afeitando eso si, para recordar que ahora soy la sombra de algo que fui.